Jueves 14 de Diciembre de 2017 04:54:28
 
tapa
China transforma su matriz energética
 
- La proyección de ...
down
- Resultados y ...
down
- China, la contracara de ...
down
- Con inversión ...
down
China, consolidada como segunda potencia económica global tras haber llevado a cabo una revolución económica y social inédita en la historia de la humanidad, está actualmente produciendo otra impresionante transformación: la de su matriz energética.
Por Patricio Giusto
El “desarrollo verde” es uno de los pilares del proyecto estratégico del Presidente Xi Jinping, quien asumió el poder en 2012 y gobernará a China por un nuevo quinquenio.

China no sólo ha ido mutando vertiginosamente hacia las energías limpias, sino que también se ha posicionado como el principal inversor en renovables en el resto del mundo. La Argentina, con la reciente inauguración del parque solar más grande Latinoamérica, es una perfecta muestra de esta tendencia.



La matriz energética de China depende en más del 80% de los combustibles fósiles, básicamente carbón. Ante los graves problemas ambientales que esta excesiva dependencia ha implicado para China, responsable del 26% de las emisiones mundiales de CO2, el sistema de producción de energía se está haciendo ecológico mucho más rápido que en cualquier otro país del mundo. De hecho, las energías limpias y la lucha contra el cambio climático son dos de los pilares de las políticas del Partido Comunista Chino (PCC). En su 13º Plan Quinquenal, el gobierno chino propuso reducir el uso intensivo de la energía en un 15%, entre 2016 y 2020.
arriba
La proyección de las inversiones chinas en energías renovables
 
China ya invierte más de 100 mil millones de dólares en renovables locales cada año. La cifra duplica el nivel de inversión de EE.UU. en energía renovable interna y, asimismo, es superior a la inversión anual combinada de EE.UU. y la Unión Europea.

China concentró en 2016 casi el 40% de la inversión mundial de energías limpias. En ese sentido, la cantidad de electricidad generada en China a través de combustibles fósiles viene disminuyendo progresivamente, desde 2014. La capacidad instalada de energía renovable había alcanzado 620 gigavatios en julio de este año, lo que representaba el 35% de la capacidad total instalada (22% más respecto de 2007), según el Departamento de Nuevas Energías y Energía Renovable de la Administración Nacional de Energía de China.

De acuerdo a la misma fuente, en los primeros siete meses de 2017, el aumento de la capacidad instalada de energías renovables alcanzó 50 millones de kilovatios, lo que significa un 75% del aumento de la capacidad instalada total del país. Actualmente, la capacidad instalada de energía hidráulica, eólica y fotovoltaica ha alcanzado 338, 150 y 100 gigavatios, respectivamente, de forma que China ya encabeza la lista mundial en los tres tipos.

A comienzos de este año, China anunció que invertiría 360 mil millones de dólares en energías renovables para 2020 y descartaría sus planes de construir 85 plantas energéticas a carbón. En marzo, las autoridades chinas informaron que el país ya superaba los objetivos de energía, intensidad del uso de carbón y su proporción de fuentes de energía limpia.
arriba
Resultados y desafíos pendientes de la reconversón energética
 
El principal resultado de la reconversión energética de China un marcado descenso de los niveles de polución ambiental en las grandes urbes y zonas industriales. En 2016, 161 ciudades relevadas registraron mejoras en relación a 2015 (14% promedio). No obstante, todavía la calidad del aire es un serio problema en la mayoría de las ciudades chinas. Y lo seguirá siendo por bastante tiempo.

En esa misma línea, el Banco Central Chino viene emitiendo desde 2015 bonos verdes, que permiten a instituciones financieras recaudar fondos para proyectos ecológicos. Estos bonos han ampliado los canales de financiamiento para proyectos de energía limpia y protección del medioambiente. Las ganancias de las principales empresas chinas del sector que cotizan en bolsa se incrementaron de forma constante, a la par de los avances logrados en innovación tecnológica, principalmente en energía eólica y fotovoltaica.

En paralelo, el gobierno chino ha apuntado a elevar la concienciación medioambiental de la sociedad, fomentando un estilo de vida más económico, ecológico y saludable. En muchas provincias se han logrado importantes avances en separación de residuos, algo enteramente nuevo para la mayoría de los chinos. Además, se han producido grandes cambios en el transporte público y particular, principalmente con la fuerte expansión de buses, autos y otros vehículos eléctricos.
arriba
China, la contracara de EE.UU. en la lucha contra el cambio climático
 
Cabe destacar que China se presenta como una de las principales contracaras a nivel global de la postura negacionista en materia de cambio climático que sostiene el presidente estadounidense Donald Trump. China fue un actor clave en la firma del histórico acuerdo climático COP 21 alcanzado en diciembre de 2015, en París, luego refrendado por 171 países en la ONU.

En aquel entonces, el presidente chino Xi Jinping había suscripto dicho pacto de manera anticipada junto a su par Barack Obama, en un gesto político que tuvo como finalidad dar el ejemplo a otros países y acelerar su entrada en vigor. Con la llegada de Trump al poder, pareciera que los esfuerzos de Obama fueron en vano.
arriba
Con inversión China, Jujuy tendrá la mayor planta solar de América Latina
 
China está invirtiendo 32 mil millones de dólares (más que ningún otro país) en energías renovables en el exterior, con compañías chinas de primer nivel cada vez más presentes en la cadena global. Por su enorme potencial, la Argentina ha sido uno de los destinos elegidos por las empresas chinas.

En un acto realizado el pasado 6 de octubre, el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, dio por iniciada las obras de la planta Cauchari I, II y III, que desplegará 1,2 millones de paneles solares en 700 hectáreas de la Puna. El proyecto va a generar 600 empleos directos, 1000 indirectos y llevará energía a 100.000 hogares por año.

La obra, que será inaugurada el 19 de mayo de 2018, tendrá una capacidad instalada de 300 MW. De esa forma, será la mayor planta de energía solar de América Latina. Su construcción costará US$ 390 millones, de los cuales US$ 331,5 millones fueron aportados por el gobierno de China a través del Export-Import Bank of China (Eximbank).

El resto saldrá del "bono verde" que Jujuy emitió durante septiembre.
La empresa Shanghai Electric Power Construction Co., una subsidiaria del grupo de construcción Powerchina, estará a cargo de la edificación. La firma comenzó a estudiar el proyecto el año pasado y definió el plan ejecutivo luego de numerosas negociaciones con las autoridades provinciales. También es china la proveedora de los paneles solares: Talesun, que proveerá paneles especialmente preparados para soportar las severas condiciones climatológicas de la Puna jujeña.
arriba
 
 
tapa
 
 
buscar buscar
avanzada
© 2017 Revista Tecnoil . todos los derechos reservados